El “no crédito” se refiere a la falta de historial crediticio de una persona. Esto significa que la persona no ha tenido la oportunidad de demostrar su capacidad para manejar deudas a través de préstamos o tarjetas de crédito. Al no tener un historial crediticio, es difícil para las instituciones financieras evaluar el riesgo de prestar dinero a esta persona.

Por otro lado, el “mal crédito” se refiere a un historial crediticio negativo. Esto significa que la persona ha tenido problemas para cumplir con sus obligaciones de pago en el pasado, lo que puede incluir pagos atrasados, deudas impagadas o incluso bancarrotas. Tener “mal crédito” puede ser un obstáculo para obtener préstamos o tarjetas de crédito en el futuro, ya que las instituciones financieras pueden considerar a esta persona como un riesgo alto de no cumplir con sus obligaciones de pago.

Si deseas una asesoría gratuita en donde te expliquemos como podemos ayudarte a mejorar tu puntuación crediticia llama hoy al (888) 487 1615 o llena el siguiente formulario y uno de nuestros asesores se comunicará contigo.