Una consulta de crédito dura (también conocida como consulta de crédito “hard”) es una solicitud de información sobre el historial crediticio de una persona por parte de un prestamista o una institución financiera con la intención de obtener crédito. Las consultas de crédito duras se reflejan en el informe de crédito de la persona y pueden afectar su puntuación de crédito. 

Una consulta de crédito suave (también conocida como consulta de crédito “soft”) es una solicitud de información sobre el historial crediticio de una persona que no está relacionada con la obtención de crédito. Las consultas de crédito suaves no se reflejan en el informe de crédito de la persona y no afectan su puntuación de crédito. 

Algunos ejemplos de consultas de crédito duras incluyen: 

  • Solicitar un préstamo o una tarjeta de crédito 
  • Solicitar una hipoteca 
  • Solicitar una línea de crédito 

Algunos ejemplos de consultas de crédito suaves incluyen: 

  • Revisar tu propio informe de crédito 
  • Ser considerado para un trabajo que requiera una revisión de tu historial crediticio 
  • Solicitar una póliza de seguro 

Es importante recordar que las consultas de crédito duras pueden afectar tu puntuación de crédito, por lo que es importante ser cuidadoso al solicitar crédito y evitar solicitar demasiado crédito en un corto período de tiempo. Las consultas de crédito suaves, por otro lado, no afectan tu puntuación de crédito y no tienes que preocuparte por ellas. 

Si deseas una asesoría gratuita en donde te expliquemos como podemos ayudarte a mejorar tu puntuación crediticia llama hoy al (888) 487 1615 o llena el siguiente formulario y uno de nuestros asesores se comunicará contigo.